Inicio > Noticias > Cómo devolver lo que compras: derecho de desistimiento
Cómo devolver lo que compras: derecho de desistimiento

En la era de las compras por internet, los pagos a través del teléfono móvil, la tecnología blockchain y la socialización online, el reconocimiento de derechos dentro del entorno digital es no solo necesario, sino urgente.

Y junto con su reconocimiento, es interesante también dar a conocer estos derechos y qué implican para el ciudadano. Hoy hablaremos del derecho al desistimiento, que es el origen de que, en ciertos casos, se pueda devolver un producto “en período de prueba”.

¿Qué es el derecho de desistimiento?

El derecho al desistimiento es la facultad de un consumidor o usuario de rechazar un producto o servicio tras un período de prueba determinado, sin tener que justificar sus razones y sin recibir ningún tipo de penalización.

Este derecho está regulado en la Ley General para la Defensa de los Consumidores y Usuarios, que ha sido actualizada por última vez en 2014. Como en otras ocasiones en el entorno legal, junto con el derecho de desistimiento de los consumidores o usuarios se reconoce también el derecho a ser informado de que ese derecho existe, con el objetivo de proteger al consumidor.

Precisamente, si el empresario que vende el bien u ofrece el servicio no pusiera en conocimiento del consumidor o usuario que tiene derecho a desistimiento en ciertas condiciones, este derecho podría extenderse por un periodo notablemente más amplio.

¿Cómo ejerzo el derecho de desistimiento?

De acuerdo el artículo 70 de la Ley General para la Defensa de los Consumidores y Usuarios, para ejercer este derecho basta con comunicarse de forma efectiva con el empresario para notificárselo, o basta con devolver el producto en sí.

Sin embargo, antes de ejercer este derecho es importante conocer si aún nos ampara la ley, puesto que el período que establece la norma para ejercer el desistimiento son catorce días desde la fecha de compra o recepción del producto, cualquiera que sea la última.

No obstante, en los contratos de prestación de servicios o adquisición de bienes, muchos proveedores, especialmente los del entorno digital, suelen ampliar voluntariamente este plazo.

Así, cada vez que contratemos un servicio con un nuevo proveedor o compremos algo deberemos asegurarnos de que se nos facilita la información debida sobre el plazo para el derecho, que jamás deberá ser inferior a catorce días.

Además, de acuerdo con el artículo 71 de la citada Ley, si el empresario no cumpliera con su obligación de informar, el período de prueba se extendería hasta doce meses después del término de los 14 días. Ahora bien, si el empresario nos informara en algún momento de esos doce meses, el plazo inicial de 14 días volvería a contar desde el momento en que nos da la información.

Y con mi dinero, ¿qué pasa?

Según dice la norma, siempre y cuando el derecho de desistimiento se ejerza en las condiciones estipuladas, el empresario deberá devolver el importe que haya percibido hasta la fecha.

Esto es especialmente interesante en el caso de que se haya financiado la compra del bien, ya sea a través de un crédito con el empresario o con otra entidad. Según el artículo 77, el ejercicio del desistimiento implica automáticamente la resolución del crédito sin penalización del usuario.

Por lo tanto, cuando decidamos comprar un bien y financiarlo, además de las propias condiciones de financiación, vuelve a ser imprescindible que pongamos atención al plazo de desistimiento.

Limitaciones del derecho de desistimiento

Ahora bien, el derecho de desistimiento no es ilimitado dentro de esos días que se establecen. Al contrario, el derecho de desistimiento cuenta con una larga serie de excepciones que se detallan en el artículo 93.

Entre otros servicios, no se reconoce el derecho de desistimiento en los contratos de servicios sociales, financieros, de creación, adquisición o transferencia de bienes inmuebles, de construcción de edificios nuevos, de viajes combinados,…

Tampoco se puede disfrutar del derecho de desistimiento en el caso de que exista un contrato de suministro de productos del hogar que se suministren físicamente mediante entregas frecuentes y regulares, o en los contratos de transporte de pasajeros.

En definitiva, conocer cómo podemos desvincularnos de una adquisición en la que aún disfrutemos del periodo de prueba es importante para tener una experiencia de compra satisfactoria que sea acorde a la ley.

Si crees que tu derecho al desistimiento ha podido ser vulnerado, consúltanos. Nosotros podemos ayudarte.

 

  • redes-sociales
  • redes-sociales
  • redes-sociales
  • redes-sociales
Descubre 6 formas de conseguir un ahorro fiscal este 2019
Te mostramos nuestro 2018
El uso de la vivienda tras el divorcio
Conoce cómo mejorar tu declaración de la renta antes de que termine el año co…
El aplazamiento del IVA como solución para hacer frente al pago.
Ya se puede pedir la devolución del IRPF de maternidad y paternidad.