Inicio > Noticias > Memorias de un contable de empresas. La formación de nuestros clientes.
Memorias de un contable de empresas. La formación de nuestros clientes.

Para desarrollar cualquier actividad profesional es necesario tener un nivel técnico adecuado. Y, por supuesto, la práctica cotidiana de los conocimientos requeridos para cada tarea, y la formación continua.

El aporte de documentación es fundamental para nuestra labor

En nuestra profesión, además de todo eso, para poder llevar a cabo un trabajo lo más completo y riguroso posible, precisamos de un aporte de documentación por parte del cliente. Habitualmente, éste desarrolla su actividad empresarial o profesional sin tener muy claro en qué consiste nuestro trabajo, cuál es nuestro objetivo diario y hasta dónde alcanza nuestra responsabilidad. Así, es común encontrarnos a empresarios y profesionales de diferentes sectores económicos, que confían a su asesor la confección de una contabilidad, la presentación de modelos tributarios y el consejo estratégico para su empresa, pero carecen de absoluto rigor en determinados puntos clave para poder obtener de éste lo que pretenden a cambio de su iguala (que siempre es excesiva, por supuesto).

Veámoslo con otro ejemplo

Supongamos que a una empresa de construcción le encargan una estructura de hormigón. El cliente es quien aporta las cantidades de cemento, arena, grava y agua. Por más que el constructor tenga una hormigonera de última generación y tenga más de 25 años de experiencia, depende absolutamente del aporte de materiales del cliente para que el hormigón sea lo que tiene que ser, y no una pasta informe.

Un cliente ordenado explota más la labor de su asesoría lo que se traduce en mejores resultados para su empresa

Nuestra labor de asesoría no se puede limitar a llevar un registro de lo que nos aportan, tratar de confeccionar los modelos trimestrales y anuales e ir cerrando ejercicio tras ejercicio acumulando incógnitas, saldos arrastrados y comprobaciones de la Agencia Tributaria. Desde la época del contable de empresa de visera y manguitos, hasta hoy, momento en que gracias a las nuevas tecnologías una sola persona puede llevar el registro contable de numerosas empresas; el conocimiento de las “tripas” de la empresa ha caído en picado. Es lógico. Esa especie casi extinta del contable de empresa, conoce cada euro que entra o sale, conoce a los proveedores, factura a factura registra el devenir económico, cuadra los extractos bancarios, lleva control sobre las remesas… Pero el cliente estándar actual de asesoría, rara vez aporta toda la información en su momento. Lo siento, pero es raro el empresario ejemplar que lleva registro administrativo de todos los hechos económicos, que aporta ordenadas las facturas, que lleva un control del efectivo, que utiliza con rigor la tesorería para efectuar exclusivamente pagos relativos a su empresa sin mezclar su economía personal. Todos los que nos dedicamos a esta profesión sabemos que hay clientes cuyo descontrol es tal que siempre terminan embarrados y hacen perder mucho más tiempo del que sería necesario si se preocuparan de tener con su empresa la diligencia de un buen padre de familia, que promulgaba el Código de Comercio. Cuanto más desordenado es el cliente, menos rentable es. A todos los efectos.  Por lo tanto, considero una labor esencial y primordial educar al cliente en unos pocos puntos de gestión que redundarán en un mejor conocimiento del funcionamiento de su propia empresa, en un mejor asesoramiento estratégico, en la información que reflejan los Estados Contables, en ausencia de problemas con las administraciones públicas, y por supuesto, en la optimización del tiempo que se les dedica cotidianamente.

Esto solo se consigue en el “combate cuerpo a cuerporeuniéndose con el cliente y las veces que sea necesario insistir en ventajas y desventajas de un aporte de documentación de tales características que su contabilidad no termine siendo la masa informe del constructor de nuestro ejemplo. IMPRESCINDIBLE la formación. Imprescindible valorar la rentabilidad de los mismos y plantearlo seriamente.

En Robher Asesores estamos invirtiendo tiempo en formar a nuestros clientes para asegurar una buena labor por nuestra parte y mejores resultados para cada uno de ellos.

 

Formación de los clientes

  • redes-sociales
  • redes-sociales
  • redes-sociales
  • redes-sociales
Relación contractual laboral asalariada u otra de llamar “falso autónomo”
Las nuevas obligaciones sobre contratos que exige el RGPD
¿Se puede viajar estando de baja?
¿Cómo solicitar aplazamiento de impuestos con la Agencia Tributaria?
Conoce el proyecto de Ley de Secretos Empresariales
SE REDUCEN LAS SANCIONES EN LOS PROCEDIMIENTOS SANCIONADORES DE LAS ADMINISTRACI…

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.aviso legal

ACEPTAR
Aviso de cookies